Actualización de Windows 7 desactiva la licencia y causa problemas en conectividad y antivirus

0
191

La última actualización de Windows 7 lanzada a través de los parches mensuales de seguridad está causando distintos problemas a un grupo indeterminado de equipos.

Los problemas con las actualizaciones de Windows tiende a cronificarse. Con Windows 10 y también con Windows 7. No parece ser posible que Microsoft publique parches o actualizaciones mayores que no causen tantos problemas como otros que pretende solventar. En el caso que nos ocupa se trata de los primeros parches de seguridad del año, lanzados para corregir varias vulnerabilidades identificadas, incluido un fallo de ejecución remota en PowerShell y otros adicionales para añadir robustez contra ataques de canales laterales como las conocidas vulnerabilidades Meltdown y Spectre.

Al aplicar la actualización de los parches mensuales de enero llegaron los problemas. Tres en concreto reconocidos por Microsoft. El primero afecta a la activación del sistema y se produce tras la instalación de los parches KB4480960 y KB4480970. Su aplicación devuelve un error del módulo KMS y provoca que el sistema quede como ‘No Genuino’, deshabilitando algunas características funcionales y visuales.

El error es similar al que recientemente causó el pánico después de desactivar las copias legítimas de Windows 10. “Somos conscientes de este incidente y lo estamos investigando actualmente. Proporcionaremos una actualización cuando esté disponible”explica Microsoft.

Otro de los fallos detectados afectan a la conectividad, concretamente con los recursos compartidos de la red a través del protocolo de intercambio de archivos SMBv2. “Es posible que los usuarios locales que forman parte del grupo local ‘Administradores’ no puedan acceder de forma remota a los recursos compartidos en las máquinas con Windows Server 2008 R2 y Windows 7 después de instalar las actualizaciones de seguridad de enero”.

Para solucionar el problema hasta que no haya una solución disponible, Microsoft recomienda usar una cuenta local que no sea parte del grupo local de ‘Administradores’ o cualquier usuario de dominio. Un hilo de Reddit asegura que el problema es global en todos los equipos y ofrece esta solución.

El tercero de los problemas detectados afecta a usuarios que utilicen el software de seguridad Malwarebytes. Después de aplicar los parches de enero los equipos simplemente se quedan ‘congelados’ y obligan a reiniciar el equipo. La empresa ha realizado algunas recomendaciones para impedir el bloqueo y dice estar trabajando con Microsoft en una solución.

Resumiendo. La problemática de parches y actualizaciones en Windows se está cronificando y convirtiendo en un ejercicio de alto riesgo. Si la recomendación general trabajando con software es mantenerlo perfectamente actualizado, con Windows ya es imposible y es preferible mantener desactivadas las actualizaciones hasta que se compruebe la estabilidad de las mismas. Si se trata de equipos de producción todavía más. Los administradores de TI tiemblan cada vez que llega una.

Cualquier tipo de nuevo software puede tener fallos y más si se aplica en un ecosistema tan enorme en hardware y aplicaciones como Windows. Sin embargo, es claro desde hace tiempo que Microsoft tiene un problema de calidad de software en Windows que convendría atender antes de lanzar parches ni nuevas características. Garantizar la estabilidad de funcionamiento debería ser una prioridad absoluta.

Compartir