Biografía: Canon Vilomar, experto conguero, quien puso la tumbadora en el intro de Colegiala

0
599
Canon Vilomar

SANTO DOMINGO.- Su conga repicó en merengues como Colegiala, El Chofer, Me va, me va, Cómo quisiera y Yemayá, de Alex Bueno; El melao de Mireya, de Enrique Féliz; Y te vi, de Koqui Acosta; Saida, de Tony Seval; Faltaste a la cita, de Nando Galán; El pájaro herido y Mi linda música, de Fausto Rey, y Penélope, de Juanchy Vásquez (el Galeno), entre otros temas.

Escuchar el repiqueteo de la conga día por día en el barrio Villa María, gracias a un vecino suyo que tenía ese arte como hobby, motivó a Canon Vilomar interesarse por este instrumento, a tal punto que hasta decidió adquirir un par de congas sin saber tocarlas.

Juan Antonio Romero Hernández (Canon Vilomar) nació en Santo Domingo, República Dominicana, el 24 de noviembre de 1960, hijo de Ignacio Romero y Arcadia Hernández.

Creció en un entorno donde la música estaba por todas partes. En las tardes, Manolo Jayson Conga, un vecino suyo, sacaba al frente de su casa dos congas que tenía y con ellas hacía un show que motivaba a la gente a aglomerarse frente a él.

Escuchando todos los días esos tambores muchos jovencitos del barrio quisieron aprender a tocar el instrumento y entre estos se encontraba Canon Vilomar, quien se colocaba muy de cerca para observar tocar a Manolo.

Con el paso de los días aprendió las técnicas sin estudiar, simplemente observando no solo a este percusionista, sino también a profesionales en la materia como Modesto y Rebuca.

Para su suerte, detrás de su casa vivía un vecino que tenía una conga, a quien Vilomar visitaba periódicamente y con este puso en práctica algunos conocimientos que había aprendido observando.

A principios de los años 70 prácticamente se mudó en el local de la Asociación de Músicos, Cantantes, Bailarines, Actores, Locutores y Afines (Amucaba), con el propósito de ser parte de alguna orquesta, y lo consiguió.

A partir de esa época era buscado para tocar en “ventú”, orquesta que se formaba para una actividad con músicos no fijos, y en Amucaba era donde iban a buscarlos.

A mediados de los 70 entró a la orquesta de Palmenio Díaz, con quien grabó su primer tema titulado Vamos a beber; luego pasó a Juan Luis y sus Mulatos. En 1978 entró a la banda del maestro Luis Pérez, donde estuvo por poco tiempo.

En 1980 se integró a la orquesta Kuky Sabor y Son, que tenía como líderes a Tony Seval y Carlos Manuel (el Zafiro). En esta grabó el tema Lindo yambú, una salsa cantada por Carlos Manuel.

Posteriormente entró a las orquestas La proclama, de Tomás Barrera; Los Z-C y Los Diamantes. En 1983 su carrera dio un giro interesante tras ser contratado por Andrés de Jesús en la época de Alex Bueno.

Con esta orquesta grabó los primeros dos discos, entre los que se destacaron Cómo quisiera, Las locas, Por qué solo a tu lado, Tengo miedo, Y cómo es él, El príncipe, Cantares de noche bella, Un poquito na más, entre otros.

Con la división de Alex Bueno y Andrés de Jesús, Vilomar tomó la decisión de irse con el Mayimbito, con quien implementó un moderno estilo de tocar que inició con el tema Colegiala.

“El tema Colegiala arranca con los barriles. Originalmente no era así, pero yo le dije a los productores que le pusiéramos ese ingrediente y le adapté lo que llamamos un golpe de barriga, y luego de ese éxito otros grupos quisieron hacer lo mismo”, recordó.

Con esta orquesta grabó otros merengues, como La radio, El Chofer, Yemayá, Amor divino, Quién te risa el pelo y Paloma blanca. En esa misma época grabó el disco completo de Carlos David, del cual se destacaron los temas Yo te amo, Eterna melodía, Las estrellas brillarán, Frente a una copa de vino, La cobardía y Pagarás.

Estando con Alex Bueno fue contratado por los productores de Fausto Rey para grabar el disco El Pájaro herido y Mi linda música, entre otros. Con Enrique Féliz hizo El melao de Mireya, y con Nando Galán el tema Faltaste a la cita.  Desde esa época muchos artistas querían grabar con él. También grabó la conga de Penélope, con Junachy Vásquez.

“Yo trabajé muchos años para Karen Récords y Bienvenido Rodríguez. Mis grabaciones pasan de 700 y casi todas fueron palos musicales, porque todos los famosos querían el sello de mis manos en sus congas y eso me benefició mucho”, dijo Canon Vilomar.

En 1989 se fue a Puerto Rico y entró a la orquesta de Toño Rosario, de la cual pasó a la de Chucky Acosta, cuando este salió del Conjunto Quisqueya.

Ha trabajado con Ramon Orlando, Juanchy Vásquez, Juan Luis Guerra, Manuel Tejada, Andrés de Jesús, Koqui Acosta, Bonny Cepeda, Bertico Sosa, Kilvio y Crispín Fernández, Joe Ncolás, Juan Valdez, Nando Galán, Elías Santana, Racky Orison y la orquesta Voltaje.

Desde 2006 Canon Vilomar decidió dejar de vivir de la música, pues se cansó de los trasnoches y está dedicado a otro oficio, aunque toca la conga de como hobby. Actualmente reside en Providence Rhode Island, Estados Unidos.

Preparado por Fausto Polanco