Biografía: Joe Nicolás, de empírico del bajo a profesor del Conservatorio

0
569

SANTO DOMINGO.- Como bajista grabó con las más importantes orquestas del país, pero además se destacó como compositor de famosos merengues, entre los que se destacaron El pavo y el burro, Amante mía (Los Hijos del Rey) y El trovador (Peter Cruz), entre otros.

A diferencia de otros, Joe Nicolás no fue a una escuela de música cuando niño y viendo a los demás tocar aprendió a ejecutar la batería cuando tenía 18 años de edad, instrumento que era su predilecto, y más adelante guitarra y bajo, todos de forma empírica, pero los interpretaba como el más estudiado de los músicos.

Féliz José Nicolás Guzmán (Joe Nicolás) nació en Gazcue, Santo Domingo, República Dominicana, el 26 de julio de 1951, hijo de Féliz Antonio Nicolás y Luz Herminia Guzmán.

Fue un niño muy inquieto, pero no le gustaba la escuela, sino la música y donde quiera que veía a alguien tocar, allí se quedaba golpeando al compás cualquier objeto que le quedara cerca.

Un día le pidió a su padre que le comprara una batería, pero su progenitor no tenía el dinero para ello, pues ganaba muy poco y el instrumento costaba mucho. En lugar de la batería le regaló una guitarra acústica, que era menos costosa.

A Joe no le gustaba este instrumento, pero era lo que tenía y practicando con amigos aprendió un poco a ejecutarla. Sin embargo, esto no lo alejó de la batería y seguía practicando ambos instrumentos, la primera, con amigos que ya la tenían en casa.

Al poco tiempo lo integraron a un grupo de rock de la ciudad capital llamado Solo del Sol, en el que tocaba la batería. En 1968 conoció a Andy Mesa, quien lo entró a otro grupo del mismo género, pero como guitarrista, y comenzaron a tocar fijo en el negocio llamado El Chacarero, propiedad de Mur Torres.

Ese mismo año se fue a Navarrete, donde conoció al baladista Ney Nilo, intérprete de Paloma, Amada mía, Te estoy amando, La carta y otros éxitos. Este lo recomendó como bajista de la parroquia de la comunidad.

-Joe, en la parroquia necesitan un bajista, le dijo Ney Nilo.

-Pero yo no soy bajista, yo toco guitara, le respondió Joe.

-Ese instrumento tiene las mismas cuerdas de la guitarra, tú puedes, ve allá, le indicó el baladista.

A los pocos días estaba tocando bajo en la parroquia sin estudiar ese instrumento musical. Tiempo después se fue a La Vega como guitarrista de Black Power, grupo que se hizo famoso por esa zona, porque tocaba en todos los festivales de rock y otras actividades.

Su padre lo mandó a buscar y regresó a Santo Domingo, ya que este quería que terminara el bachillerato, pues entendía que debía hacerse profesional en alguna otra cosa que no fuera la música.

En Santo Domingo se unió a varios grupos de diferentes ritmos, como La proclama, Z-C, La inspiración, entre 1975 y 1978, dejando la escuela, donde su padre lo quería ver. En 1978, a la salida del bajista Johnny Tulanga de Los Hijos del Rey, fue contratado como su remplazo.

Dioni Fernández, quien era director de la orquesta, le daba algunas prácticas de lectura musical, ya que Joe no sabía nada a nivel profesional, pues todo lo que hacía era de forma empírica.

“Un día estábamos tocando junto a Rafael Solano y este dijo: –Dioni, pero ese muchacho sí toca bien, tú crees que él pueda tocar conmigo. Yo acepté la invitación de Solano y la noche de la fiesta no pegué una con esa banda. Desde que inició la fiesta eso fue errores y más errores. Cuando terminó el baile, Rafael Solano me pagó de espaldas. En esa época cuando un director te pagaba de espaldas era una manera de decirle a uno: No me gustó tu trabajo”, recordó.

La fama de que tocaba malo se regó a partir de esa noche, pero Dioni siguió confiando en él a pesar de la burla de algunos.

Este episodio marcó tanto a Joe que ese día se dio cuenta que debía ponerse a estudiar música A partir de entonces empezó a juntarse con músicos de estudios y compró varios libros. Sin embargo, Joe no se inscribió en academia alguna, pese a lo que vivió con Solano.

Pasaron varios años y ya Joe era uno de los bajistas más cotizados del país y se olvidó de aprender a leer; él hacía casi todas las grabaciones de estudios, pero no sabía leer música. En el libro El Merengue, Música y Baile de Santo Domingo, escrito por Rafael Solano y Catana Pérez de Cuello en 2003, Joe es considerado por Solano como uno de los mejores bajistas del país.

A mediados de los 80, Juan Luis Guerra fue anunciado como contraparte de Michel Camilo para Altos de Chavón. La orquesta de Juan Luis estaba compuesta por todos los músicos que habían grabado con él, entre estos Crispín Fernández, Ramón Orlando, Fermín Cruz, Miguelo Peña, Ángel Miró (Caterey) Andújar, Pío Roa y el propio Joe.

Con Camilo vino un bajista norteamericano, quien vio a Joe tocando de una forma inusual que le llamó la atención y cuando este terminó se le acercó y le comentó que deseaba aprender a tocar merengue así. A cambio, Joe le pidió que le enseñara a leer música y así lo hicieron.

-Yo quiero aprender a tocar merengue como tú lo haces, le dijo el norteamericano. –Yo no tengo ningún problema, pero yo no soy muy diestro en lectura musical y me gustaría que usted me enseñara, respondió Joe.

Durante un año el bajista de Camilo le impartió lectura musical y en ese tiempo Joe se convirtió en el bajista profesional que nunca pensó sería, mientras que el norteamericano aprendió a tocar merengue.

Con Los Hijos del Rey Joe grabó sus primeros merengues, como fueron Feliciana y Soñar, entre otros, y a partir de esto decenas de directores de orquestas lo contrataron para grabar.

Su éxito le vino a partir de la formación de la Orquesta Internacional, dirigida por Ramón Orlando, propiedad de la desaparecida empresa Interdosa. Los acordes que hacían Ramón y Joe, mezclando bajo y piano, convirtieron al bajista en una figura que no pasaba desapercibida ante el público.

En los estudios de grabación ha trabajado con Félix del Rosario y Santo Domingo All Star Band; Ramón Orlando y la Orquesta Internacional; Orquesta Joven, Los Toros Band, Peter Cruz, Alex Bueno, Carlos David, Manny Manuel, Licuado, Los Hermanos Rosario, La Sophy, Juan Luis Guerra y 440, Los Hijos del Rey, Eddy Herrera, Jerry Vargas, Fernando Echavarría, La Artillería, Angelito Villalona, Aramis Camilo, La Gente del País y La Coco Band, entre otros.

Joe Nicolás empezó a leer música en el año 1987 y desde entonces no ha parado de prepararse, lo que lo ha llevado a ser profesor por 17 años del Conservatorio Nacional de Música, donde dirigió por un tiempo el Departamento de Música Popular.

También imparte clases por internet y en su residencia, que ha convertido en una pequeña escuela de música para aficionados a este instrumento.

Preparado por Fausto Polanco