El celibato contribuye al incremento de abusos sexuales cometidos contra niños y adolescentes, afirma psiquiatra

0
48

Santo Domingo.- El psiquiatra Secundino Palacios asegura que el celibato asumido por miembros de la Iglesia Católica y otras religiones contribuye al incremento de abusos sexuales cometidos contra niños y adolescentes en todo el mundo.

“Debido a la existencia de la disposición de celibato por la Iglesia Católica a todas luces anacrónica, anticientífica y negadora de la condición humana, el volumen en abusos sexuales cada día será mayor porque estos individuos tienen necesidades sexuales como todo ser humano”, dijo al referirse a los casos de pederastia que hoy en día afectan tanto a la iglesia como a los feligreses.

A propósito de la muerte del adolescente Fernely Carrión Saviñón, monaguillo que presuntamente fue abusado sexualmente y asesinado por el sacerdote Elvin Taveras Durán, el psiquiatra indica que “es un abuso forzar a seres humanos a negar su condición humana y los religiosos son víctimas de una disposición administrativa abusiva de las más altas instancias de la Iglesia Católica”.

“En ninguna parte de las sagradas escrituras está que los sacerdotes y las monjas tienen que ser célibes eso es anticientífico, antianatómico, eso violenta la biología de los seres humanos”.

“Hay muchas otras congregaciones en el mundo donde no se practica el celibato, ahora esto no significa que en estas congregaciones no pueden haber pederastas”, aclaró en una entrevista a El Día.

Psiquiatra Secundino Palacios y Carpio.

Psiquiatra Secundino Palacios y Carpio.

Sin embargo, el psicoterapeuta citó los casos de pederastia del nuncio apostólico Josez Wesolowiski, sacerdote polaco Wojciech Gil, diácono Francisco Javier Occi Reyes y explicó que éstos al igual que otros casos han afectado la imagen de los sacerdotes, hombres y mujeres.

“Hay muchos padres y madres que no quieren mandar sus hijos a la iglesia o catequesis por temor y es injusto porque la mayoría de sacerdotes no actúan así, si ejercieran parte de su biología sin lugar a dudas generaría confianza, paz y credibilidad en sacerdotes, obispos  y diáconos”, agregó.

Palacios y Carpio cree que aunque el celibato priva a millones de sacerdotes, monjas y otros religiosos ejercer las funciones propia de su anatomía, la pederastia no es un delito exclusivo de esta religión.

“Los pederastas no solo usan sotanas sino que también se esconden en uniformes, batas o cualquier otro símbolo de poder para someter, intimidar y atropellar”, aseveró.

Asimismo, indica que tanto para la Iglesia Católica como para la sociedad es conveniente que el papa Francisco derogue el celibato para disminuir los abusos sexuales a menores y aumentar la confianza y paz de la feligresía.

Conductas sexuales desviadas, una pandemia

El psiquiatra Palacios indica que cuando una persona viola las normas de convivencia de las sociedades no debuta en el delito y en la medida que va avanzando cambiando los intereses.

“El tema de la pederastia y pedofilia son casos con rasgos epidemiológicos muy altos y a nivel clínico cuando un sujeto comete delitos como maltrato físico, abusos sexuales o asesinatos a menores es porque anteriormente ha cometido delitos semejantes en perjuicio de alguien”, asegura.

También explica que “los pederastas son personas con un desorden neurobioquímico a nivel central es un trastorno antisocial de personalidad, es decir un psicópata, cuyos rasgos de alguien frio, sin amor o piedad”.

De igual forma, éstos piensan en sí mismos y solo busca ganancias secundarias así implique asesinar y utiliza frecuentemente el temor como elemento principal.

“Esos abusadores usan la amenaza, ese es el modo operandi de estos sujetos antisociales y maltratan, golpean y violan para que tengan temor y vean que puede cumplir sus promesas”, recalcó.

Asesinato de Monaguillo

El sacerdote Elvis Taveras Durán, de la parroquia San Nicolás, de la urbanización Máximo Gómez de Villa Mella, es señalado como el responsable de la muerte a martillazos del joven monaguillo Fernelis Carrión Saviñón, de 16 años, hecho ocurrido en la urbanización Máximo Gómez de Villa Mella.

El joven desapareció tras salir a las 8: 30 de la mañana del viernes desde el sector Los Compadres de Santa Cruz a bordo de un taxi, en el municipio Santo Domingo Norte, hacia una iglesia en Hainamosa donde le esperaría el cura Taveras Durán, de acuerdo con la versión ofrecida por su hermano Alexander Saviñón.

El adolescente que cursaba el primer curso del bachiller, era monaguillo y mantenía contacto con el sacerdote católico a quien ayudaba en la preparación de las misas.

Un taxista que dejó en la iglesia de Hainamosa el viernes a Fernelis Carrión Saviñón próximo a las diez de la mañana.

La víctima supuestamente había amenazado al sacerdote con subir fotos y videos a las redes sociales de ambos sosteniendo relaciones sexuales si este no le daba dinero, lo que habría despertado la furia del presunto homicida.

De acuerdo al expediente que prepara el Ministerio Público, en más de una ocasión el sacerdote le había entregado sumas de dinero al adolescente para evitar que este publicara las imágenes.

Compartir