Ébola reaparece en la República Democrática del Congo

0
27

La Organización Mundial de la Salud confirmó tres muertes por el virus en una de las provincias del país africano.

Un nuevo brote de ébola alborotó el miedo de los pobladores de la República Democrática del Congo y puso en alerta a las autoridades de salud globales. Tan sólo 15 meses después de que se declarara el fin de la peor epidemia de ébola registrada en África, tres nuevas muertes y seis casos sospechosos de infección demuestran que la guerra contra esta fiebre hemorrágica está lejos de ser ganada.

La Organización Mundial de la Salud envió a la provincia Bas-Uele investigadores para constatar la dimensión del problema. En la epidemia de 2014 en la República Democrática del Congo se registraron 49 muertes por ébola.

El ministro de salud del Congo, Oly Ilunga Kalenga, advirtió en a través de la televisión local que la situación constituye una emergencia internacional pero también le pidió a los ciudadanos no alarmarse. “Esta es la octava epidemia de ébola que enfrentamos como nación, no debemos tambalear”, fue el llamado de Kalenga al tiempo que prometió tomar todas las medidas necesarias para contener la expansión del virus.

Eugene Kabambi, vocero de la Orgnización Mundial de la Salud asignado a la intervención, aseguró que los profesionales de salud atendiendo la emergencia ya cuentan con material de protección adecuado. Organizaciones como médicos sin fronteras, el Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos, Unicef, entre otras organizaciones, han comenzado a movilizarse a la zona.

En opinión de los expertos, aunque la región afectada es de dificil acceso el mayor riesgo es su vecindad con la República Centroafricana.

De las tres personas muertas, tan sólo una fue confirmada con pruebas de laboratorio. Una de ellas fue un hombre que se presentó al hospital local con fiebre alta. Los otros dos muertos corresponden a la persona que lo transportó y un pasajero más.

En la epidemia de ébola que azotó Africa en 2013 y se extendió hasta Europa y Estados Unidos, los registros oficiales dan cuenta de 11.300 muertes y más de 28.600 afectados.

A diferencia de la última epidemia, en esta ocasión la Organización Mundial de la Salud asegura tener a mano un arma nueva: una vacuna desarrollada en colaboración con el laboratorio Merck. Las pruebas clínicas iniciales demostraron que era segura y efectiva. “Tenemos unas 300.000 dosis de la vacuna en caso de ser necesarias para detener una nueva pandemia”, comentó Seth Berkley, uno de los líderes de la alianza que desarrolló la vacuna.

Fuente

Compartir