El smartphone flexible de Samsung está optimizado para multitarea

0
82

CES 2019. El smartphone flexible de Samsung ha sido objeto de una nueva presentación, aunque en esta ocasión el gigante surcoreano ha optado por realizar un evento a puerta cerrada al que solo han asistido algunos de sus socios más importantes.

Esto sugiere que el smartphone flexible de Samsung todavía no está listo para hacer su debut ante el gran público, y efectivamente así es. Algunos ejecutivos de compañías diversas que han tenido la oportunidad de asistir a la presentación a puerta cerrada de dicho terminal han confirmado que se encuentra en su etapa final a nivel de hardware y software, y también han dado algunos detalles importantes sobre el mismo.

Lo primero que nos llama la atención es que el modelo que ha mostrado Samsung no encaja con lo que podríamos considerar como una unidad final. Esto se debe a que el prototipo utilizado mostraba una marca evidente producida por el pliegue, un problema que según el gigante surcoreano no está presente en la versión comercial. Para resolver este contratiempo Samsung ha tenido que modificar ligeramente el diseño que deja los laterales “ligeramente levantados”.

Como cabía esperar el smartphone flexible de Samsung tiene un grosor considerable cuando está plegado, pero los asistentes han confirmado que no es excesivo y que contribuye a un mejor agarre. Si la ergonomía es aceptable no tiene porque suponer un problema importante.

No ha trascendido información sobre sus especificaciones, pero los asistentes han confirmado que está optimizado para ofrecer una buena experiencia en multitarea y que puede funcionar como smartphone y como tablet. Esa doble función es una de las claves que más hemos nombrado a la hora de hablar del valor que pueden ofrecer los smartphones flexibles para justificar su alto precio de venta.

Se espera que este terminal sea anunciado en el MWC de 2019, un evento que tendrá lugar el próximo mes de febrero. Samsung está convencida de que podrá colocar al menos un millón de unidades, una cifra muy optimista, sobre todo teniendo en cuenta que hablamos de un terminal que costará entre 1.500 y 2.000 dólares.

Fuente

Compartir