Un embarazo que no podía ser posible llevó a Jocelyn Quezada a entrar al evangelio

0
13363
Jocelyn Quezada

SANTO DOMINGO.- Joselyn Quezada, la hermana de Milly que se mantuvo por espacio de 15 años junto a ella en la orquesta Los Vecinos, salió de ésta porque Dios tocó su corazón y le dio dos hijos cuando ya los médicos le había diagnosticado que no podía concebir y por esa razón, ella y su esposo Fausto Arias, habían adoptado un niño.

Gabriel es el nombre del niño que juntos habían adoptado, pues ya se habían resignado a no tener hijos, porque así se lo habían manifestado los médicos.

Para 1990, año en que Los Vecinos viajó exitosamente a Japón, siendo el primer grupo de merengue en lograr presentarse en esa importante plaza,  Joselyn aprovechó un momento para hablar con su hermana de su retiro, porque quería conocer más sobre la parte espiritual.

Ella estaba entre dos aguas, pues no quería dejar sola a su hermana en la orquesta, pero sentía que Dios la estaba llamando a su iglesia.  Un día de enero de 1993 el grupo estaba de gira en Puerto Rico y obedeciendo el mandato de Dios Joselyn aprovechó un receso y le comunicó a su hermana Milly que ya no podía continuar en la orquesta.

«Rocío», «Vamos a hablar inglés», «Quiero», «En el primer lugar», «Quién eres tú», «Amanecí «llorando, entre otros merengues, fueron hecho éxitos en la voz de Jocelyn Quezada con Los Vecinos.

Quedó embarazada 15 años después

“Ella lloraba mucho, pues estaba en un proceso de transición, ya que Dios había tocado su corazón. Nosotros nos resignamos. Yo empecé a viajar sola y un día ella me dijo que estaba preocupada porque nosotros pensábamos que ella estaba loca: ¿Qué tú quieres  que me suceda para que tú veas que esto no es mío, que esto es de Dios?, y le respondí: Que salgas embarazada”, fue la respuesta de Milly.

Y así comenzó todo. Jocelyn empezó a orarle a Dios por un hijo de su sangre, salir embarazada y tener su propio vástago.

Ella tenía unos 15 años de casada y había agotados todos los recursos para poder concebir, pero nada le valía. Sorpresivamente, seis meses después de aquella conversación que tuvo Milly con su hermano Jocelyn, ésta quedó embarazada.

“Yo regresaba de un viaje y encontré a Jocelyn llorando y el rostro demacrado y le pregunté qué le ocurría. Ella respondió que no se sentía bien de salud. Sin pensarlo fui a la farmacia y le compré una prueba de embarazo instantánea. Cuando miré los resultados me di la vuelta, no le dije nada, porque lo que vi le sorprendió y volví a la farmacia, compré otra, y el resultado fue el mismo: Jocelyn había quedado embarazada, de una niña que le puso de nombre Isabel”, relató Milly Quezada.

Para la familia eso fue apoteósico y afianzó mucho más a Jocelyn y su esposo Fausto Arias a seguir buscando de Dios, hasta llegar a ser pastores ambos.

A partir de entonces Milly continuó su camino como en el principio, sin Joselyn, pero el grupo seguía bajando y ya sus merengues no lograban esa empatía con el público que en años anteriores, y su esposo, Rafael Vásquez, enfermó, ya que era diabético y se encontraba en mal estado de salud.

Esa era una de las causas que también mantenían a Milly un tanto desanimada, ya que su cónyuge era parte importante de ese proyecto, como el capitán que poco a poco dejaba de maniobrar, y esto se sentía en todo el equipo.

No habrá reencuentro con Jocelyn

Según Milly, Jocelyn no aceptaría participar en un reencuentro con Los Vecinos, porque la consagración hacia Dios es tan completa que no se lo permite. La única razón por la que subiría a un escenario es para contar sus experiencias con Dios y cantarle al señor a través de sus 7 discos cristianos que tiene y no se atreve a romper ese vínculo que tiene con el Señor

“Jocelyn Quezada está tan convencida de que su mundo no es cantarle al público común, que no aceptaría un reencuentro con Los Vecinos, propuesta que ha venido de todos partes, pero ella ni las escucha”, dijo Milly Quezada para el programa Aquí está el merengue, que produce el periodista Fausto Polanco, por Rumba 98.5, cada sábado de 8:00 a 11:00 de la mañana.

Según Milly, Hoy Jocelyn y su esposo Fausto, quien fue su trombonista son pastores de dos iglesias, una en New Jersey y otra en  Nueva York. Tienen el tempo muy ocupado, con tres nietas y dos hijos, a quienes muy pocas veces veo y cuando lo hacemos es a través del chat, porque están ocupadísimos. Ella ha incursionado en la música cristiana y ya tiene 7 discos grabados.

Fuente/Extraído del libro Merengueros y el programa Aquí está el merengue

Compartir