Fidelidad de 2 perros impidieron se apararan de un bebé en estado terminal

0
584

Lo dice el refrán: El perro es el mejor amigo del hombre y eso quedó más que demostrado enun gesto de dos perros con un bebé. Con solo cuatro meses de edad, Nora Hall ha pasado semanas en cuidados intensivos tras sufrir un terrible derrame cerebral que paralizó su cerebro. Los doctores dijeron que no podrían hacer nada más por ella.

Sus padres, Mary y John, ahora han decidido que lo mejor para su hija es desconectar la máquina de respiración artificial antes de que sufra un doloroso ataque al corazón.

Nora no ha estado sola en su habitación en ningún momento, ya que los basset hounds de la familia, desde hace ocho años, han acompañado a la bebé durante toda esta dura experiencia.

Los médicos del Hospital Infantil de Minneapolis permitieron que los perros estuviesen con Nora en la habitación, quienes fueron fotografiados acostados al lado de la niña.

Mary dijo que los perros se mostraban “estresados y tristes”, y que incluso lloraron cuando el respirador artificial fue desconectado, mientras estaban en la habitación junto a la niña.

La madre escribió en Facebook que dudaba entre dejar a los perros con su hermano “para evitar que se estresasen más al ver a todo el mundo mal, o bien dejarlos permanecer en la habitación con ella para que no estuviesen inquietos y solos en casa”.

No obstante, algunos seguidores le dijeron que debían estar en la habitación para apoyar a Nora y a sus padres en los últimos instantes del bebé.

Tras la decisión de retirar el respirador artificial a Nora, Mary escribió lo siguiente en Facebook: “Tenemos el corazón roto por completo. Nuestro mundo se ha hecho trizas”.

“Estamos destrozados y nos duele mucho la pérdida de nuestra bebé. Hemos intentado todo para salvarle la vida, pero estaba destinado a fracasar”.

Agregó lo siguiente: “Hemos rezado tanto pidiendo un milagro, que no nos dábamos cuenta de que lo teníamos justo delante de nosotros”.

“Nora ES nuestro milagro. Tras revisarlo todo, los médicos del equipo que la atendía nos dijeron que estaban muy sorprendidos de que hubiese llegado hasta ahí sin sufrir ningún tipo de complicación grave a causa de su condición genética subyacente”.

Nora nació con hipertensión pulmonar, una afección incurable con una baja esperanza de vida.

Compartir