El reino de las calles

0
896

Al desorden que se manifiesta en el tráfico urbano que se ha tratado de solucionar pero la gran cantidad de vehículos, la falta de señalización, el irrespeto a la ley y la falta de autoridad no lo permiten.

A esta situación hay que añadirle el autoconcho, las guaguas voladoras, el motoconcho y todo lo que huela a servicio de tránsito, además de que las aceras no son amigables con el peatón.

Recientemente la Autoridad Metropolitana del Transporte –AMET- emitió una resolución prohibiendo el uso por dos personas de los motores que casi llegan a los dos millones en todo el país.

La medida de AMET fue rápidamente desautorizada por funcionarios de alto rango del gobierno.

La gente de a pie se sintió contenta aunque fuera por unas horas, por fin se prohibirían dos personas en motores a menos que no fuera en servicio de motoconcno.

Todos sabemos que el uso del motor es una necesidad nacional ya que sustituye a los animales cuadrúpedos utilizados en el campo para el trabajo también se utiliza para cometer los más variados delitos.

El argumento para eliminar el anuncio de AMET de que dos personas anduvieran en un motor fue precisamente que las familias pobres tienen que utilizar este vehículo para trasladarse de un lugar a otro.

Un elemento que se puede rebatir pero que ya es medida tomada.

En fin todo seguirá por mucho tiempo igual en cuanto al tráfico vehicular se refiere.

El Presidente Danilo Medina anunció el pasado 16 de agosto que creará una entidad centralizada que rija el transporte.

Eso tenemos que verlo, porque los intereses que mueven ese negocio es amplio y deja muchos millones para que se permita organizarlo.

A todo esto mientras crece el país en términos económicos, se expande el nivel comercial las ciudades más importantes se llenan de plazas comerciales y negocios particulares, las personas no tienen por donde caminar ni estacionarse, mucho menos circular con seguridad en calles y avenidas.

Es como si el país nos vaya a quedar pequeño en poco tiempo ya que entre el crecimiento comercial y económico, traslado de más ciudadanos a las principales ciudades, los espacios se reducen y no hay que los administre.

Por Marino Ramírez Grullón

Compartir