Se cortó la narz, la lengua y otros órganos para parecerse a una calavera

0
136

Erik Hincapié, un tatuador colombiano conocido también como ‘Kalaca Skull’, se cortó la nariz, la lengua, las orejas y se tatuó el rostro para parecerse a una calavera.

Según el joven, su transformación surgió después de la muerte de su mamá. Comenzó con los tatuajes en el rostro, después la nariz, las orejas y por último se partió la lengua en dos.

Afirma que su gusto enfermizo por las calaveras se debe a que será el único rostro que verán todas las personas cuando les toque enfrentarse a la muerte.

Él es el primer colombiano en atreverse a hacerse ese tipo de modificaciones extremas en la cara. Sorprendentemente sus vecinos aseguran que Hincapié no consume drogas y se gana la vida honradamente haciendo tatuajes.

Compartir