Biografía: Rafelito Román, un multiinstrumentista que se casó con la música típica

0
724
Rafelito Román, exponente de música típica.

SANTO DOMINGO.- No firma Román por ningún lado. Al parecer, al nacer, cuando fue declarado el empleado de la Oficialía  del estado civil de su pueblo escribió incorrectamente el apellido de su padre y en lugar de Román escribió Ramos, mientras que el de su madre tampoco lo lleva estampado en su documento de identidad, lo que atribuye a los líos que se producían en aquel tiempo en todas las oficialías civil del país.

Creció como Rafelito Román, aprendió a tocar más de siete instrumentos musicales, todos sin estudiarlos y a la fecha es un experimentado profesor de música en su casa,

Ramón Rafael Ramos Cabrera (Rafelito Román) nació en Puerto Plata, República Dominicana, el 15 de noviembre de 1953, hijo de Ramón Román (Monguito) y María Cabrera.

Según le decían sus vecinos, nació siendo músico, pues siempre estaba tocando, ya que su padre era ejecutante y manejaba muy bien el acordeón. Cuando tenía cinco años ya tocaba el acordeón, instrumento con el que practicaba cuando su padre no estaba en casa, lo que sorprendió un día a su progenitor.

-María, ve a ver quién está tocando en el aposento, que estoy oyendo el acordeón sonar, le dijo una tarde Román a su esposa.

-Román, pero ven a ver quién es. Es tu hijo que está aquí sentando en el piso con el acordeón, le respondió María.

La felicidad de su padre no se hizo esperar y de inmediato agarró su muchacho y le dijo que lo enseñaría a tocar. A parte de tocar el instrumento, su padre también tenía habilidad de repararlo cuando se dañaba uno y por esa razón en su casa este instrumento nunca faltó.

A los 12 años de edad, Rafelito se inscribió en la Escuela Municipal de Música de su pueblo, donde aprendió un poco de solfeo, pero su maestro Ernesto Capellán le manifestó que para él era mejor dejarlo hacer música de oído, porque de esa forma era mejor que estudiando.

-A ti hay que dejarte suelto. Tú eres un prodigio con el oído y eres más grande que todo el que ha venido aquí, le dijo el profesor Ernesto; y se fue de la escuela.

Para esa época no solo aprendió acordeón, sino también tambora y güira. En 1968 formó una pequeña banda que llamó Rafelito Román y tres años después se fue a Santiago, donde la música típica tenía más auge.

Pedro Tejada fue quien le motivó a radicarse en Santiago de los Caballeros, donde levantó su imperio como intérprete de música típica con más de 40 años de trayectoria. Sus primeras canciones grabadas fueron El come gato y Qu´r mala surte es la mía, la primera de su autoría y la segunda una plena de puerto Rico.

Los años fueron pasando y el nombre de Rafelito Román se fue colocando entre los artistas típicos de más trascendencia, gracias a la pegada de sus canciones y las tantas fiestas que empezó a amenizar en toda la región del Cibao.

Moreno Tejada, La innovación del 16, El cuento triste y La mujer celosa  son parte de las canciones que forman parte de su extenso repertorio.

Él no se quedó estacado y siguió explorando con otros instrumentos musicales. De esta forma aprendió a sacarle melodías al saxofón, también sin estudios, y luego a la conga y al bajo, logrando dominar más de cinco instrumentos musicales.

“Yo toco todos los instrumentos que están ligados a la música típica, porque doy clase de eso en mi casa desde hace algún tiempo”.

En su escuela Rafelito Román ofrece cursos de güira, acordeón, tambora, saxofón, bajo y otros más que son demandados por más de 25 alumnos, en su mayoría jóvenes, siendo uno de ellos. David David, uno de los músicos Banda Real.

Entre los músicos de su género musical le han invitado para grabar juntos, se destacan Fefita La Grande, El Ciego de Nagua, El Prodigio y Francisco Ulloa. También, ha acompañado en actividades en vivo a Héctor Acosta, Milly Quezada y Johnny Ventura.

Extraído del libro Célebres Músicos Dominicanas, de Sodaie, escrito por Fasuto Polanco.

 

 

Compartir