En cárcel de Najayo Mujeres las internas aprenden bailes, pantomima, pintura, manualidades y diseño de modas

0
707

SANTO DOMINGO.- El Centro de Corrección y Rehabilitación Najayo Mujeres, junto a 21 centros más, forma parte del Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria que persigue humanizar las prisiones mediante un tratamiento progresivo a los privados de libertad.

Como parte de este esfuerzo para capacitarlos y lograr su reinserción a la sociedad, las internas en el centro Najayo-Mujeres participan en una serie de actividades culturales que no solo sirven como medio de recreación sino como parte de su educación.

Al momento de la visita el centro contaba con una población de 291 internas: 111 condenadas y 181 preventivas. El total de las privadas de libertad participa en diversas actividades como parte de su rehabilitación.

 

Sujeidy Álvarez, directora del centro, dice que estas acciones forman parte importante del desarrollo de las internas y que les ayudan en su día a día dentro de este lugar. “Todas las actividades que realizan funcionan como terapias ocupacionales”, asegura.

Entre las actividades que desarrollan se encuentran: canto, baile de diferentes ritmos, pantomima, pintura, manualidades, diseño de modas, belleza personal de la mujer, oratoria, entre otras.

Según informa Álvarez, inmediatamente ingresan se les realiza una prueba para conocer el grado de preparación académica de cada una y se determina cuál talento posee cada interna.

Sostiene que luego las privadas de libertad también se convierten en facilitadoras que instruyen a las demás compañeras en las diferentes áreas. En caso de que no tengan ninguna habilidad artística, las adquieren a través de cursos y talleres que profesores imparten en el centro.

Dentro del programa de asignaciones que rige el centro, se incluyen actividades culturales diarias y se toman en cuentas las ideas que les surgen  a las internas en cuanto al ámbito artístico.

“Aquí realizamos diversos concursos, hacemos casting en los que nos presentan sus propuestas y les damos puntuación por eso. Luego las ponemos a participar en arte y cultura”, explica Álvarez.

Las actividades representan una fuente de ingresos con las que ayudan a sus familias y cubren gastos personales. Una de las actividades que más beneficios económicos genera son las manualidades.

“Ellas realizan diferentes manualidades en tiras. Diseñan desde una canasta hasta un centro de mesa, accesorios para mujeres, tejen a mano, hacen confecciones para baños, entre otros”, dice la directora del centro.

Los resultados de sus trabajos son exhibidos y vendidos en la “boutique Expresiones D’ Mujer”, donde se puede  apreciar artículos que incluyen otomanes, cuadros y otros trabajos.

De acuerdo con las declaraciones de la directora, las internas también entregan productos a sus familiares para que los vendan, lo que se convierte en una fuente de ingreso.

Trabajo conjunto
Participar en estas actividades les ha permitido desarrollar capacidades de trabajo en equipo y adquirir actitudes de liderazgo, pues como explica Álvarez cada categoría o grupo tiene una persona o un líder, lo que además les facilita el orden y un mejor rendimiento.

Agrega que esta medida ha permitido un ambiente de cooperación entre las internas que mediante el respeto y la colaboración logran un excelente trabajo de grupo.

Fundamento legal
Según aclara Sujeidy Álvarez las actividades impartidas a las internas en el Centro Penitenciario Najayo-Mujeres, al igual que su capacitación, están contempladas en la Ley  No. 224 sobre Régimen Penitenciario que establece la reinserción de los internos a la sociedad luego de que están en un proceso por faltar a las leyes.

Alianzas
Para la capacitación de las internas el centro tiene establecidas alianzas estratégicas con otras instituciones que le facilitan docentes en las diferentes áreas. Un aliado es el Instituto de Formación Técnica y Profesional (Infotep), que pone a disposición del centro capacitadores que imparten cursos y talleres de pintura y manualidades.

“Nosotros tenemos un acuerdo con el Infotep para que ellos vengan al recinto y les impartan diferentes cursos”, dice Álvarez.

Otra ayuda importante que reciben es del Ministerio de Cultura, que les apoya en cuanto a la capacitación de las privadas de libertad.

Testimonio
Diurka Domínguez, quien lleva ya tres  años y  siete meses de sentencia cumplida y se desempeña en el área de las manualidades, expresa su agradecimiento por lo que el programa supone para ella. “Esto es parte de nuestra rehabilitación aquí. Con esto ayudo a mi hijo y  a mi mamá. Me siento muy contenta de la oportunidad que nos dan”, dice.

Un festival para el talento
Las habilidades, tanto innatas como adquiridas en su proceso de rehabilitación, se reúnen en el Festival Artístico Penitenciario, que se organiza cada año bajo control de la Subordinación Nacional de Asistencia y Tratamiento. En el mismo participan internos de todos los centros que pertenecen a esta modalidad, entre los que se encuentran: Rafey Mujeres, Mao, Rafey Hombres, Monte Plata, San Francisco de Macorís, San Pedro de Macorís, Moca, Baní Mujeres e Higüey.

Ysmael Paniagua, coordinador del Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria, sostuvo que “en este festival los internos e internas demuestran los conocimientos adquiridos en el canto, el baile, el teatro y otras manifestaciones culturales”.

Sujeidy Álvarez afirma que las internas a su cargo participan en las competencias que se realizan en diferentes partes del país, saliendo victoriosas en muchas ocasiones. “Este año hemos ganado el primer lugar en oratoria, y otros premios en diferentes categorías. Ya contamos con treinta y pico de reconocimientos”, afirmó. Este evento se realiza cada año para que los internos puedan presentar sus talentos.

Lo que logran con su esfuerso
A pesar de ser realizados con materiales desechables, el resultado final ha logrado llegar lejos. Siendo presentado en muestras artísticas de vestuarios reciclables, “sus vestidos han sido presentados en una exposición de moda reciclable”, dice Álvarez.

Asegura también que sus trabajos han conquistado en presentaciones de gran envergadura como lo es “Fashion Week”.

Materiales
Los vestuarios son elaborados con materiales de uso en el centro, en su mayoría con hilos y fundas plásticas. “Ellas re-usan cosas que quedan en el centro. También utilizan CD, periódicos, escarcha, entre otros”.

Además de los materiales que salen del uso del centro, Sujeidy Álvarez asegura que reciben el apoyo de la Gobernación Provincial y de la alcaldía, que contribuyen con materiales usados para la realización de las prendas de vestir.

Johanna Aquino junto a otras dos compañeras, diseña los vestidos. Asegura que tiene ya seis años en el centro y desde que ingresó trabaja en este tipo de actividades. Asegura que un total de 16 chicas modelan los trajes diseñados por sus compañeras.

Fuente/Listín Diario/María Santana

Compartir