Marcos Valoy, el músico que puso el trombón a cantar en cientos de merengues

0
1690
Marcos Valoy

SANTO DOMINGO.- Cuando tenía ocho años su padre Cuco Valoy lo puso a estudiar música. Marcos Valoy no entendía por qué lo hacía, pero fue algo que le empezó a gustar. Sin proponérselo, con 14 años de edad, se convirtió en el trompetista más joven de orquesta alguna con Los Virtuosos de Cuco Valoy, pero el final se destacó mucho más en el trombón.

Su trombón quedó glorificado en canciones como Tú con él, Quisiera ser, Ya mismo partiré, Meuhí, meuhí y Noche de discoteque, de Bonny Cepeda; Pena, Lápiz y papel, Tu mujer, Loco de amor, Cometa blanca y Correspóndeme, de la Orquesta Internacional; La vida sigue igual, de Fernando Villalona; así como Micharén y Si tú piensas que no te amo, de Cuco Valoy, entre cientos de merengues más.

Marcos Antonio Valoy García nació en Santo Domingo, República Dominicana, el 2 de noviembre de 1960, hijo de Pupo (Cuco) Valoy y Ramona García.

En 1968, su hermano Ramón ya sabía un poco de música y su padre entendió que había llegado su momento y le empezó a dar las primeras lecciones de música en su casa.

Dos años más tarde lo inscribió en la academia del profesor Antonio Almánzar, ubicada en la calle María de Toledo, quien además fue maestro de su padre Cuco. Para esa época no tenía ningún vínculo con el trombón, sino con la trompeta.

Estudiando en la casa y en la escuela, Marcos logró aprender tanto que en 1975 su padre entendió que ya estaba listo para ser parte de una orquesta y lo integró a su grupo Los Virtuosos.

De inmediato grabó en las trompetas en los temas No me empuje, El juicio, Te adoraré y otras canciones de ese long play.

“Cuando terminábamos de tocar a las tres de la mañana mi papá nos agarraba a mí y a Ramón y nos montaba en su vehículo para ir a la casa. Cuando llegábamos mamá solo atinaba a mirarnos asombrada, como quien dice: Miren cómo me tienen a estos dos niños”, recordó Marcos.

Tato a Marcos como a Ramón le pagaban 12 pesos por baile, los cuales ni siquiera tenían tiempo de gastar, porque lo tenían todo en la casa y estaban muy niños para salir de parranda o de compras a una tienda.

Con el tiempo Marcos dejó la trompeta y se especializó como trombonista, consiguiendo mejores contratos, no solo para tocar bailes, sino como un músico de grabación para cualquier artista.

Desde 1978 todas las canciones de La tribu, de Cuco Valoy, nombre que luego le puso su padre a esta orquesta, fueron grabados por Marcos. Se fue de la banda en 1983, pero aun así continuó grabando para la orquesta de su padre.

En 1985 Bonny Cepeda lo llamó para las grabaciones de las canciones del álbum Noche de Discoteque, en el que su trombón se distingue en merengues como Tú con él, Ya mismo partiré, Quisiera ser y otros.

Una de sus mayores satisfacciones como trombonista la recuerda por el tema Tú con él, de Cepeda, en la que dice puso el trombón a “hablar”.

Tras la formación de la Orquesta Internacional, de Ramón Orlando, fue contratado para grabar los trombones de los temas Tu mujer, Loco de amor, Cometa blanca, Correspóndeme y otros.

Esos trabajos musicales exitosos lo pusieron a la vista de todos y consiguió ser uno de los trombonistas de los productores de música y de jingle, como Manuel Tejada, Juan Luis Guerra, Jorge Taveras, Bertico Sosa, Ramón Orlando, Juan Valdez y Dioni Fernández.

Ha grabado con artistas como Santiago Cerón, Johnny Pacheco, Sony Ovalles, Nando de León, Luis Pérez, Milly Quezada, Tierra Seca, Eddy Herrera, Tony Medrano, Los Sabrosos del Merengue, Freddy Kenton, Fernando Villalona, entre otros.

Ha acompañado en conciertos especiales a Celia Cruz, Tito Rojas, José Bello, el Conjunto Clásico y otros salseros de fama internacional.

Marcos Valoy tiene su propia banda, con la cual acompaña a los artistas que van de gira a Estados Unidos y solicitan de sus servicios, no solo dominicanos, sino también de otros países.

Compartir