Salud Pública aumentó número de muestras y reducción positividad Cocvid-19

0
108
Rueda de prensa Ministerio de Salud

Santo Domingo.- El Ministerio de Salud Pública informó este miércoles que en las últimas 24 horas se procesaron unas 7,706 pruebas para detectar coronavirus SARS Cov2, de las que 562 resultaron positivas, lo que refleja una reducción en el porcentaje de positividad de las muestras tomadas.

Desde que inició la pandemia en el país, las muestras procesadas alcanzan las  578,567. Explica el organismo que la positividad en las últimas cuatro semanas continúa disminuyendo, fijándose en 11.65 por ciento y la diaria en 9.27 por ciento.

Del  total de  casos acumulados se encuentran activos 19 mil 926. Los recuperados ascienden a 103,412, los descartados son 452,997.

Para este boletín número 223, de la Dirección General de Epidemiología (DIGEPI) se agrega un  porcentaje considerable de muestras frente a la cantidad captadas en semanas anteriores.

El organismo de salud informó que con la cantidad de pruebas realizadas en tiempo récord, se busca agilizar el proceso de detección de la COVID-19, que en el país ha alcanzado un total de 125,570  casos acumulados.

Reportó la defunción de 6 personas a causa de la COVID 19, en las últimas 24 horas, de las cuales, dos se produjeron  en ese periodo de  tiempo. El total que han perdido la vida por la enfermedad son 2 mil 232 personas.

Unas 103,412 personas se han recuperado de la enfermedad. La letalidad se fija en 1.78 por ciento; por millón de habitantes, la mortalidad es de 213.62. El Ministerio de Salud  indica que en las Unidades de Cuidados Intensivos se encuentran 181 pacientes de las 514 camas habilitadas para COVID-19.

Las camas COVID-19 ocupadas es de 638 de las 3,337 disponibles y en cuanto a los ventiladores, su uso muestra una baja en el día de hoy con 20 por ciento de ocupación, 86 de las 424 disponibles.

Los trabajadores de la salud afectados ya son 403 positivos para COVID-19, los menores positivos a la enfermedad suman 11,825 y las embarazadas 263.

Estudio con la comunidad

En cinco demarcaciones  donde se han desarrollado iniciativas de integración  comunitaria para detener el avance del COVID-19 en coordinación con el Ministerio de Salud Pública (MSP) y otras entidades estatales y privadas,  se ha logrado una notable reducción de los casos de contagio,  hospitalización y fallecimiento de personas   diagnosticadas con la enfermedad.

La estrategia operativa ha sido coordinada por la viceministra de asistencia social, Raysa Bello, quien ha fortalecido de manera oportuna la implementación de las políticas públicas de salud junto a líderes comunitarios.

Estas experiencias se han registrado en Santo Domingo Norte, con 90 barrios intervenidos y   81 mil 459 personas impactadas;   en el sector conocido como La Loma del Chivo, del barrio 27 de Febrero, y en el barrio La Zurza, del Distrito Nacional;  en la comunidad de  Verón-Punta Cana, provincia Altagracia; y en el Distrito Municipal de Santana, provincia Peravia.

El plan, iniciado el 8 de septiembre, involucra a 108 juntas de vecinos y otras organizaciones sociales y comunitarias de Santo Domingo Norte, y tiene como propósito impactar en una primera etapa de tres meses, a 21 mil 600 familias y 97 mil personas de 108 sectores, con un programa de orientación, facilitación de pruebas, asistencia de insumos para higienización y medicamentos para personas afectadas. 

Experiencia para replicar

El ministro de Salud, doctor Plutarco Arias, compartió un mensaje virtual con los participantes y definió el trabajo de integración de la comunidad en la campaña contra el COVID-19 como una experiencia con méritos suficientes para ser replicada en todo el país.

Dijo que los reportes sobre las comunidades impactadas muestran una disminución de los casos de contagio y fallecimientos por causa del Coronavirus, en comparación con el resto del país.

De su lado la viceministra de Salud Colectiva, doctora Ivelisse Acosta, manifestó  que el Plan Operativo de Respuesta a la Emergencia por el COVID-10 del MSP, incluye como su segundo pilar la comunicación de riesgos con la participación de la comunidad, el involucramiento de los actores claves y el apoyo a las organizaciones sociales y comunitarias.

Además, el componente de educación, prevención y articulación con las autoridades municipales y otros sectores,  la atención oportuna a las personas afectadas y seguimiento a casos sintomáticos; y es una estrategia cuyos resultados muestran una tendencia a reducir el impacto de la pandemia en los lugares donde ya se ha logrado aplicar.

Compartir